img_header

¿Debemos de tenerle miedo a la inteligencia artificial?

Post Imagen

Hoy en día es difícil navegar por internet y no cruzarnos con alguna noticia referente a la inteligencia artificial.  Todo mundo habla de la creación de inteligencia artificial que promete acabar con la mayoría de  los trabajos que nosotros, los humanos realizamos. Vemos debates acerca de los pros y los contra pero no terminamos de entender... ¿Exactamente que hará la inteligencia artificial en mi profesión? ¿Eliminará a los abogados del mapa? ¿Cuando será el momento para preocuparnos?


Primero lo primero, hablar de inteligencia artificial es hablar de softwares capaz de utilizar un gran número de información de distintas fuentes y a través de un modelo matemático llegar a un resultado , no solo eso, sino que aprenden de este resultado. Entre más información se le de a procesar, más exacto será su resultado. Por ejemplo, ser capaz de identificar patrones y con base en eso formular predicciones. No es algo nuevo. De hecho este concepto se viene manejando desde los 50's, esto quiere decir que desde que tuvimos cierta tecnología en las manos fantaseamos con la idea de construir robots que pensaran por si mismos. (Creepy, lo sé) Sin embargo, hace unos años, todos los que no somos geeks de Silicon Valley hemos empezado a notar este tipo de "inteligencia" en nuestro día a día  (¿Guau! Como sabe Amazon que quiero  comprar  una lampara de mesa ?)   Ahora nuestros celulares no solo nos reconocen con un pestañeo sino que parecen saber que queremos y cuando lo queremos. No solo eso, hemos estado oyendo las noticias de  coches andando solos por las calles y bots atendiendo a clientes. 


Los primeros coqueteos de las leyes con los I.A son los softwares capaces de analizar contratos, estos ya son una realidad en Estados Unidos, por ejemplo la star up Ebrevia desarrolló un software  que puede analizar de manera efectiva 50 contratos en solo un minuto, imaginen esto en una auditoría legal; en vez de tomar solo una muestra de los contratos de la compañía, esta I.A podría analizar todos los contratos, no importa el volumen, en un lapso mínimo de tiempo, lo que le permitiría al abogado ahorrar tiempo y concentrarse en los resultados que arrojó la búsqueda. 


¿Entonces los softwares de derecho solo están analizando contratos? No. 


Otro software que ya esta siendo usado exitosamente es ROSS, no sólo analiza contratos, responde preguntas.  Sí, así como se lee, cualquier persona puede formular una pregunta de cualquier tema legal y ROSS se tomará algunos minutos en contestarla de manera acertada. Como buena inteligencia artificial, ROSS va aprendiendo de esas preguntas, entre más preguntas formulen, más aprenderá ROSS. Su meta es tener la mayor información posible de leyes, jurisprudencia, doctrina y casos y, analizarla y brindarla cuando sea necesario. No solo es tener la información sino usarla en el momento oportuno. Incluso sus desarrolladores lo catalogan como "el primer asistente legal digital" .   Y  tal vez sea el primero, pero les podemos confirmar que no será el último, más softwares inteligentes  están emergiendo (Ravel Law, Luminance) todos enfocados a facilitar la vida de los abogados.