img_header

La formula para redactar un contrato

Post Imagen

A veces lo lógico es lo más difícil... dice por ahí una canción pegajosa de algún grupo de Pop del cual no recuerdo el nombre, pero a falta de una mejor frase usaré esta para recalcar la importancia de su contenido.

Todos saben que como abogados, tenemos amplio conocimiento en materia de contratos, sin embargo a veces se nos olvida que cada cliente es un mundo, y cada giro empresarial tiene sus propios problemas, por eso debemos de sentarnos con el cliente para redactar el contrato desde cero, hacer un Tailor made contract de acuerdo a las necesidades de nuestro cliente. Así garantizaremos que cada preocupación que el tenga quede completamente cubierta y que ese contrato no tendrá necesidad de parches. Para eso aquí dejo unos puntos que vale la pena tener en cuenta siempre que nos enfrentemos contra contratos fuera de nuestra zona de confort.



1.- ESCUCHAR: Sabemos lo tedioso que puede ser preguntarle al cliente acerca de la situación en cuestión y que se desvié y termine hablando de su última ruptura amorosa. Sin embargo, es muy importante tener todos los detalles posible, preguntarle bien cualquier duda que tengamos y limpiar por completo el panorama. Cuantas veces no llevamos un asunto y ya avanzado el proceso descubrimos algo que cambia todo el panorama del asunto y el cliente solo atina a decir:  "Hijole, la verdad no le dije por que no pensé que fuera importante", por lo tanto metete a la cocina si es necesario, recuerda tu eres el experto en leyes pero nadie conoce el negocio como él.


2.- DETALLAR :   Ahora debes de empezar a filosofar e imaginar ¿QUE PODRÍA SALIR MAL? ¿Que es lo peor que podría pasarle a mi cliente? Suena extremo,  pero tienes que cubrir cada uno de los posibles riesgos y  jugar con las cláusulas, cubrir todos los previstos como fuerza mayor (esta cláusula ha llegado a jugar a favor o en contra de muchos )  y casos fortuitos ó establecer la jurisdicción de tu preferencia. 

Esto no solo aplica para asuntos grandes, incluso en los asuntos más pequeños surgen problemas, por ejemplo; en un arrendamiento ¿El arrendador no cambiará ninguno de los servicios a nombre del arrendatario? ¿Y si el arrendatario se roba la luz?  Sabemos que en varias ocasiones las leyes a las que las partes se sometan  te darán los pasos a seguir, pero vale la pena abarcar todos los supuestos.


3.-CONCLUIR  Y PRESENTAR:  Una vez planteadas las preguntas y sus respuestas, y después de buscar fundamentos jurídicos, podrás engrosar tu contrato, modificarlo o ampliarlo, así no solo le presentaras un contrato ad hoc al cliente sino todas las soluciones a los posibles problemas que podría conllevar el asunto. El cliente con esto sabrá que no solo respondiste por el contrato sino por toda su vigencia.

Si lo analizamos estos puntos pueden aplicarse en cualquier asunto, problema o tema que tengamos, aplicarlo con nuestros socios, clientes, amistades, etc.   Ya que todo en este mundo podría solucionarse, escuchando, previniendo y estableciendo soluciones.