img_header

¿Por que es tan difícil combatir el cambio climático?

Post Imagen

 

En estos momentos, se esta llevando a cabo la vigésima cuarta conferencia sobre el cambio climático en Katowice, Polonia. Donde se buscará establecer lineamientos para la implementación efectiva del acuerdo de Paris.  Esta conferencia abre con un umbral de negatividad, ya que las emisiones de dióxido de carbono han incrementado y todo parece indicar que la meta de mantener el aumento de la temperatura global por debajo de 2 ºC   parece inalcanzable.

 

Para empezar ¿Qué es el cambio climático? 

Nuestro planeta mantiene una temperatura ideal para la vida; gracias a los gases invernadero encontrados en la atmosfera de manera natural, que nos mantienen abrigados, pero sin rostizarnos. Sin embargo, debido a las cantidades masivas de gases invernadero originados por el hombre, la cantidad en la atmósfera ha incrementado (especialmente dióxido de carbono) haciendo que la temperatura global aumente, trayendo como consecuencias fenómenos y desastres naturales.  En los próximos años se estima que seremos testigos de extinciones masivas, sequías, escasez de agua y alimentos y desplazamientos de poblaciones enteras. Como ven no sólo los osos polares la pasarían mal, nadie nos asegura que entre los desplazamientos ocasionados por los cambios climáticos extremos no se encuentres nuestros nietos. 

 

Régimen internacional del cambio climático 

Sabiendo esto, los países tenían que actuar sin demora.  En 1988 se estableció el primer Panel intergubernamental del Cambio Climático donde se analizó la información científica necesaria para tomar acciones que mitigaran el incremento global de temperatura. En 1992 se creó la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, con el objetivo de estabilizar las concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera a un nivel que impidiera interferencias antropógenas peligrosas en el sistema climático; posteriormente en 1997, el Protocolo de Kioto hizo su aparición y ahora desde el 2015 tenemos el acuerdo de París.

 

 

¿Por qué tantos acuerdos? ¿Por qué resulta tan difícil llegar a los objetivos?

 

Las energías sucias  (y el dinero) siguen moviendo al mundo

Para empezar, las actividades económicas más importantes de los países son las que liberan cantidades masivas de dióxido de carbono a la atmósfera; así que es lógico que los países no quieran disminuir sus emisiones cuando esto les va a traer desventajas comerciales.  Por otro lado, nuestra principal fuente de energía sigue siendo los hidrocarburos, y sin una medida efectiva, rápida y barata a la mano, los países no aceptarán la total des carbonización del sector energético. (Como dato curioso, la principal actividad económica de Katowice es la generación de energía a partir de CARBON, vaya ironía)

 

“El problema del polizón”

 Se refiere a aquellos bienes que son pagados por unos pero aprovechados por todos, ya que sería muy dificil distinguir entre los que pagaron y los que no.  Por lo tanto la mayoría deja de contribuir sabiendo que estarán protegidos de todas formas. Lo malo es cuando todos piensan igual y nadie paga, pensando que otros más lo harán. Asi sucede con el cambio climático: la reducción de emisiones de un país indudablemente beneficiará a los demás, por que la recompensa es global. Si Estados Unidos reduciera considerablemente sus emisiones, este cambio repercutiría en todo el mundo y muchos otros países podrían relajarse con sus contribuciones.

 

La injusticia climática

Los más afectados siempre serán los más pobres. Los efectos del cambio climático repercutirán en los estados menos desarrollados que; al ser los menos preparados, no tendrán como lidiar con esto. Lo triste aquí es que estos países son los que menos han contribuido al cambio climático, ya que no tienen tanta industria que contamine. En cambio los países más desarrollados (los que más han contaminado) son los mejor adaptados y los que mas probabilidades tienen de mitigar los impactos negativos en su territorio.



Photo by Jordan Opel on Unsplash 


Somos diferentes

 Cada estado tiene características y condiciones que lo hacen “único y diferente”, incluso este principio es reconocido en el acuerdo de París; donde se menciona que los Estados tienen responsabilidades “comunes pero diferenciadas” es decir, el acuerdo quiere que todos aporten y que entre todos lleguen a la meta, pero sabe que no puede decirle a Angola que empiece a usar energías limpias cuando Angola tiene otras preocupaciones, como evitar que su gente muera de hambre, por decir algo.  En estos casos los países menos desarrollados consideran el acuerdo una carga más, a su ya de por si perjudicada economía.


imagen: El país.com

“Enfrentar el cambio climático no debe negar a las necesidades legítimas de los países en desarrollo para reducir la pobreza y mejorar los niveles de vida”. Xi Jinping, presidente de China.


 

Que dice el acuerdo de París

Con todos estos problemas en la espalda de la Convención, hay que reconocer que el hecho de que la mayoría acordara mantener el aumento de la temperatura media mundial por debajo de 2 ºC  es ya un gran éxito en el derecho internacional. Muchas personas critican al acuerdo por su suavidad. La única obligación de los países es desarrollar una serie de medidas nacionales que contribuyan a alcanzar la meta del acuerdo, las llamadas “contribuciones determinadas nacionales”; estas medidas son libres; cada país decidirá que le funciona mejor para llegar a la meta.

 

Si se hubiera implementado un acuerdo más agresivo, la participación hubiera sido mínima, y el acuerdo de París terminaría como su antecesor, el protocolo de Kyoto, el cual debido a la fuerte carga de obligaciones a países desarrollados, terminó siendo poco efectivo.

 

Cada cinco años la Conferencia de las Partes (COP) revisará como van los países con sus contribuciones, si estas han resultado y el seguimiento  que se les dará en un futuro. Sin embargo como ya lo dijimos, no se puede obligar a ningun país a actuar o a contribuir más. Los países son libres de tomar sus decisiones, este principio de soberanía es la base del derecho internacional y por lo tanto la COP solo podrá emitir recomendaciones y señalar a los países que no cumplan con sus objetivos.

 


¿ Tenemos esperanzas? 

Aunque los numeros son decepcionantes, y las diferencias entre los países parecen irreconciliables, el hecho de aceptar el problema ya es un gran paso.  Lo importante al buscar un acuerdo efectivo es balancear los intereses de todos los involucrados, considerando sus necesidades económicas y sociales al establecer un objetivo.  Cómo vemos, el derecho internacional tiene un enorme desafío con esta negociación. Sin embargo, no tenemos que esperar a que los países se decidan para empezar a ayudar al planeta.  No debemos caer en el “problema del polizón” creyendo que alguien más hará algo;  en el caso del régimen del cambio climático , si los acuerdos no se cumplen, no habrá oportunidad de enmendar el error..

 

“La realidad suprema de nuestro tiempo es la vulnerabilidad de este planeta” John. F. Kennedy