img_header

¿Habría consecuencias legales para Xcaret ante la muerte de Leonardo?

Post Imagen


Ante el caso del pequeño Leo que desafortunadamente murió en el parque Xenses, es necesario volver a analizar el caso Mayan Palace, el cual fue un caso histórico para el derecho mexicano.

En el 2010, un adolescente se hospeda en dicho hotel y usa un kayak en el lago artificial de dicho hotel, sin querer cae el lago y lo que pudo haber sido un pequeño accidente termina en una inesperada muerte…El lago se encontraba electrificado. El hotel no solo cometió una grave negligencia al tener el lago electrificado, sino que no había nadie capaz de reanimar al chico y no contaban con equipo medico necesario para trasladarlo rápidamente a un hospital.

Los padres demandan por la vía ordinaria civil reclamando indemnización por daño moral y la responsabilidad objetiva del hotel. Lo interesante viene después de la sentencia, donde se condena al hotel a pagar 8 mdp como indemnización, y los padres y la empresa apelan este sentencia. Debido a la importancia del asunto se solicita que la SCJN conozca del mismo, con la finalidad de determinar si el art. 1916 del Código Civil para el Distrito Federal es discriminatorio pues este articulo menciona que para determinar el monto de la indemnización se debe considerar la situación económica de las víctimas. 

Aquí la primera sala de SCJN reconoce que el daño moral se divide en daños estéticos, daños al honor y daños a los sentimientos, aquí es donde los actores demandan la reparación del daño moral de este tipo.

Luego también se busca determinar el nexo causal, esto quiere decir que debe de existir la responsabilidad civil. Es interesante mencionar que el hotel trato de liberarse de responsabilidad aludiendo que en el contrato de hospedaje se liberaba de responsabilidad sobre los riesgos que pudieran surgir dentro de sus instalaciones. Sin embargo, aquí se resolvió que esto aplica solamente a riesgos normales y esperados dentro de la estadía. Nadie se imagina que el lago de un hotel podría estar electrificado.

La Sala determina que la empresa demandada realizó una serie de conductas ilícitas como lo fueron; un mantenimiento deficiente de las instalaciones, omisión de personal calificado, y una ineficaz respuesta por parte del personal del hotel, lo que desencadeno en la muerte del adolescente, por lo tanto, la relación entre el hecho ilícito y el daño esta plenamente acreditada. (por estas conductas, muere el chico, la muerte del chico provoca daños a los sentimientos de los padres)

Por lo tanto, existe el deber de compensación, y otro punto es sumamente interesante es que la Sala determina que “limitar el pago de los daños sufridos a su simple reparación, en algunos casos se significaría aceptar que el responsable se enriquecería a costa de su víctima” y busca establecer un monto donde se castigue la conducta del culpable.

En cuando a la constitucionalidad del articulo 1916, la Sala considero que era constitucional ya que su redacción da elementos al Juez para que este pueda determinar el tamaño del menoscabo patrimonial a consecuencia de los daños morales causados. En otras palabras, el articulo esta bien y el Juez lo interpreto mal, ya que cuando hablamos de que se valorará la situación económica de la victima es para saber exactamente como afecto este daño a la persona y no para cuantificar el dolor de las victimas (en este caso los padres) sino para saber que consecuencias patrimoniales acarreará este daño causado.

Como vemos esta sentencia es un parteaguas en el derecho mexicano, nos da a nosotros los abogados nuevos elementos para llevar este tipo de demandas, tan necesarias en nuestro país. Donde desgraciadamente las personas desconocen sus derechos antes las grandes empresas, e incluso las justifican alegando que “los accidentes pasan"  Las empresas no nos están regalando nada, nosotros pagamos un servicio o producto esperando la mejor calidad, atención y cuidado necesario, por ende nos merecemos que nos proporcionen la seguridad y tranquilidad al elegir dichos servicios o productos. Recordemos que si nadie exige, nada cambia.