img_header

A,B,C del contrato de confidencialidad.

Post Imagen

¿Es importante el contrato de confidencialidad?

Claro que es importante, aunque para ser justos, puede tener más peso el de una empresa grande que el de una persona física, más que nada por el musculo económico que esta podría ejercer, pero esto no quiere decir que las pequeñas empresas o las personas físicas se deban quedar desprotegidas, al contrario , como abogados debemos darles todas las armas para poder estar al nivel de los grandes.

¿Qué es y para qué sirve?

Digamos que tu cliente tendrá una negociación con cierta persona (física, moral) donde, para que se lleve a cabo el acuerdo entre ambos, tendrá que revelar cierta información que es importante o esencial para su negocio.  Tu primer miedo sería, obviamente, que esta información, en vez de ser usada para los fines especificados, se usará para perjudicarlo de alguna u otra manera. He ahí donde tú te levantas y dices: “Primero mi cliente deberá firmar contrato de confidencialidad”

Este contrato es un acuerdo entre las partes donde se establecen las reglas para el intercambio de información. Gracias a este acuerdo sabrás que la información estará protegida, o, en el peor de los casos, podrás hacer algo al respecto para remediar el mal uso de ella.

¿Qué debo de especificar?

Es muy importante que definas que y que no es información confidencial, cual es el propósito del intercambio de información confidencial, (la realización de un proyecto, la prestación de un servicio, colaboración, desarrollo de tecnología, etc.), como controlar esta información, medidas para proteger la información, temas como propiedad intelectual, vigencia del acuerdo y remedios para la divulgación de la información.

Si estas evaluando cierta negociación y quieres seguir checando otras opciones es importante establecer una cláusula de no exclusividad, así como la vigencia de este contrato y duración del resguardo de información. Es importante que sepas bien que se va a hacer y con qué fin, partiendo de eso podrás ajustar las clausulas para que “el Receptor” (el que reciba la información) no se pase de listo y luego te quiera meter gol.

¿Y si divulgan o usan mi información para fines que no debían?

Si contemplaste una penalización en el contrato tendrás que probar que se incumplió el contrato de confidencialidad y reclamar la penalización, o si te fuiste por daños y perjuicios podrás reclamar estos. Gracias a estos remedios no quedaras desprotegido e indefenso cual corderito.

En conclusión, el tema de confidencialidad es un tema bastante interesante que  a más de uno nos ha causado dolores de cabeza. Aquí trato de englobar lo más elemental de la confidencialidad, sin embargo este tema puede ser tan basto como cualquier otro en el mundo del derecho. Cierta información llega a valer más que cualquier suma de dinero, por lo tanto hay que protegerla con uñas y dientes de ser necesario. Muchos abogados usan otras medidas de protección dependiendo de la información a cuidar (desde solicitudes de patente hasta convenios de transacción) Y claramente es válido, ya que, como sabemos, información es poder.